5 consejos para empezar con el sexo anal

by

A pesar de que nos encontramos en una era moderna y abierta respecto a la experimentación sexual, y de que cada vez más parejas lo practicas, el sexo anal aún se puede considerar un tema tabú.

El sexo anal es el acto manual, oral o de penetración directa en el ano. Cuando un hombre inserta su pene en el ano de su pareja, puede que sea placentero, pero también puede causar incomodidades, molestias o dolores a la pareja. El músculo anal se aprieta ante la estimulación, lo cual hace que a pesar de que el pene se introduzca suavemente, puede llegar a causar molestias. Desde luego, la penetración anal nunca debe hacerse de manera forzada ya que puede provocar una lesión.

Si queremos empezar con el sexo anal, hay un riesgo para la salud si no se usa protección y podría haber un problema con el dolor si no se prepara adecuadamente para la penetración, por eso queremos recomendarte 5 pasos.

Cómo hacer sexo anal

1. Realizar una limpieza en profundidad.
Antes de mantener relaciones sexuales por el ano, es necesario asegurarse que está absolutamente limpio. Te recomendamos tomar una ducha anal o un baño tranquilo y relajante antes y limpiar con cuidado la zona.

Además, eres consciente de que tu amante va a ver tu ano totalmente por primera vez… ¿por qué no afeitas la zona de las nalgas o la depilas con suavidad para asegurarte de que estás más que atrayente? Te aseguramos que estarás mucho más relajado y seguro. ; )

2. Usar un lubricante
No se te ocurra intentar cualquier forma de actividad anal sin usar algún tipo de lubricante. Un lubricante te hará sentir más sensibilidad en la piel, un mayor deslizamiento, una penetración más fácil… y, desde luego, sexo anal cómodamente y sin dolor.

Los lubricantes anales tienen mayor consistencia que los vaginales, además de incluir algunos ingredientes relajantes o efecto calor para dilatar mejor el músculo. En nuestra web puedes consultar una sección de Lubricantes Anales especialmente formulados para el tratamiento de la zona. Y, en concreto, te recomendamos el Lubricante anal Back Door, una de las mejores opciones para tus sesiones anales, especialmente si eres primerizo.

3. Comenzar con algo pequeño
Si es tu primera vez haciendo sexo anal, comienza poco a poco, introduciendo los dedos de tu pareja o un dildo o bola anal para principantes. De esta forma podrás familiarizar a tu ano con la sensación de la penetración. Puedes echar un vistazo a nuestra sección de Sexo Anal para Iniciarse: bolas tailandesas anales, plug anal, consoladores…

Desde luego, empieza por lubricar bien la zona o el dedo y ve poco a poco introduciéndolo desde la punta. No fuerces y no tengas ninguna prisa. Ya verás como poco a poco el dedo se va sumergiendo.

Si quieres, puedes continuar haciendo esto hasta con tres dedos o cogiendo un juguete sexual más grande, pero sólo si tu pareja se siente cómoda y a gusto. No te olvides de usar lubricante en cada dedo o juguete sexual que uses.

4. No hay prisa
Tu pareja te ha estado penetrando con sus dedos y estáis disfrutando los dos. Ahora viene la parte del pene: aseguraros de que el pene está bien lubricado y protegido con un condón. A continuación, te recomendamos colocar un cojín debajo de tu hueso pélvico o acostarte de lado.

Usa una de tus manos para separar las nalgas suavemente. Esto te ayudará a guiar a tu pareja hacia tu ano sin demasiada complicación, por lo que será mucho más fácil para los dos.

Tu amante debe comenzar introduciendo lentamente la punta del pene en tu ano. Recuerda que te puede parecer algo doloroso al principio, ya que es la primera vez (al igual que con el sexo vaginal por primera vez), pero poco a poco irá siendo más fácil. Sin embargo, si estás sintiendo mucho dolor o alguno de los dos está incómodo, puedes pedir a tu pareja que se detenga.

Una vez que tu pareja ha insertado la punta de su pene, ve penetrarndo suavemente un poco más, pero siempre siguiendo un ritmo que resulte suave y cómodo.

Continua de esta manera hasta que el pene de su amante esté dentro y se pueda empezar a empujar rítmicamente de forma cómoda.

Algunas personas no experimentan un orgasmo cuando se trata de sexo anal por primera vez , pero cuanto más sexo anal tengáis tu y tu pareja mejor será.

5. Limpiar con mucho amor
Después de tener sexo anal , asegúrate de hacer una limpieza a fondo de tu ano y del pene de tu pareja. Una ducha o un baño con tu amante os hará sentir aún mejor.

Si notas dolor después de hacer sexo anal, te recomendamos darte un baño con agua tibia y usar ropa interior de algodón transpirable.

Para encontrar productos que hagan más plancenteras tus relaciones anales, echa un vistazo a nuestra sección Penetración Anal.

¿Te animas a poner en prácticas estos consejos?

 

Sexcoolture, a Superior Erotic Experience

 

 

Imagen superior de Thomas Saliot

Deja tu comentario

*

*