¿Cómo se usan las bolas chinas?

by

Las bolas chinas son un estupendo juguete sexual para disfrutarlas tanto en solitario como en pareja. Utilizarlas en los juegos previos nos ayudará a lubricar y sensibilizar la vagina. Además, si tu pareja tira suavemente de ellas hacia fuera mientras estáis haciendo sexo oral o anal mejorará la intensidad tu orgasmo. E, incluso, se pueden usar un par más pequeñas durante la penetración para estimular el pene.

Es decir, las bolas chinas son uno de esos juguetes sexuales que ayudan a poner a punto nuestro cuerpo para tener relaciones de una forma divertida y, si además, las tienes en diferentes tamaños y materiales, aún podrás disfrutar mucho más.

Si es la primera vez que vas a utilizar unas bolas chinas, te recomendamos empezar con unas bolas chinas lisas de silicona hasta que los músculos vaginales hayan adquirido cierta resistencia. Este tipo de bolas chinas cuentan con una superficie totalmente lisa de silicona de grado médico pensadas para dar el máximo confort y suavidad.

Antes de empezar añade a las bolas chinas un poco de lubricante a base de agua y empújalas dejando la cuerda fuera de la vagina. Al principio será más fácil introducirlas si colocas una pierna sobre el asiento del inodoro o bañera.

La primera semana se recomienda utilizarlas durante 15 minutos al día para coger la práctica de tensar y soltar. Poco a poco podrás ir aumentando gradualmente el tiempo de uso. Con el tiempo, podrás usarlas todo el tiempo que quieras, con un máximo recomendado de 4 horas.

Una vez en el interior de tu vagina, sostenlas con la presión de tu propio cuerpo (la acción a realizar debe ser como si estuvieras aguantando las ganas de orinar). Y cuando quieras extraerlas, tira suavemente de la cuerda. Si tenías alguna duda, las bolas chinas trabajan con la gravedad por lo que no pueden perderse dentro de tu cuerpo.

Cuando hagas este ejercicio procura estar lo más relajada posible. Observa la reacción que tiene tu cuerpo, cómo va acostumbrándose poco a poco a llevarlas dentro hasta retenerlas por completo sin que se salgan. No tengas prisa, el cuerpo irá adaptándose y trabajando poco a poco.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta con este tipo de productos íntimos es la higiene y limpieza de los mismos. Hay que lavarlos antes y después de su uso con un jabón suave que tolere nuestra piel, como puede ser nuestro gel de ducha habitual. Lo mejor es guardarlas en una caja o bolsa, ya que tienden a ensuciarse fácilmente.

Después de un par de meses de uso observarás una gran diferencia en el tono muscular y de tus orgasmos.

En Sexcoolture nos encanta la sencillez y la malicia de las bolas chinas, porque puedes estar usándolas y que nadie se esté dando cuenta de ello ni de lo que estás sintiendo. ; )

Sexcoolture, a Superior Erotic Experience

Deja tu comentario

*

*