All about Sex, The Playroom — 28 septiembre, 2014 at 1:01

Cómo volverla loca en los preliminares

by

A todos los hombres les es muy familiar lo referente a los juegos preliminares debido a que se ha insistido profundamente en ello durante años. Veamos. Este punto es algo espinoso porque, de una parte, están las mujeres que adoran los juegos preliminares, de otra, las que se aburren soberanamente si les estás “amasando” los senos como si fueran pan o si las acaricias hasta que no sienten la piel. Los preliminares están genial pero se debe tener en cuenta que tarde o temprano, los genitales terminan por ser lo más importante – realmente lo único -. Como siempre hacemos hincapié en que la mujer se conozca. Si no es capaz de conocerse, ¿Cómo narices va a llegar al orgasmo por medio de otra persona?

5 maneras de volverla loco en los preliminares

1. Comienza por un masaje en la espalda y hombros: Tan sencillo como utilizar u aceite (apto también para los genitales) y darle un masaje. No vayas con prisas. Solo ve dándoselo en los hombros y en la espalda. Conseguirás que se relaje, que pierda la tensión en el restod de los músculos. Se trata de que el masaje dure el tiempo adecuado, es decir, que ni te pases de tiempo, ni lo hagas deprisa.

2. …y ve bajando: Llegado a un punto, ve descendiendo poco a poco y sigue masajeando la parte posterior de la espalda o las nalgas. La parte interior de las piernas, los muslos, son una de las zonas más erógenas tanto en hombres como en mujeres en el momento de ser masajeados. Por ello, antes de llegar a sus genitales, rózalos masajeando los muslos.

3. Hasta llegar a los genitales: Después de esto, se debe dar la vuelta, la abrirás las piernas y comenzarás a lamerlos sin miedo.

4. Lámelos sin miedo: Dependiendo de la mujer querrá que lo hagas suave y rápido, intenso y rápido, despacio, etc. Pregúntale sin miedo. A fin de cuentas, estás aprendiendo – es muy importante que ni la mujer ni el hombre ingieran alcohol cuando van a practicarse sexo oral o masturbación ya que los genitales pierden gran parte de su sensibilidad -.

5. Y después masturba el clítoris (nada de dedos salvo que ella te lo pida): Introducir los dedos suele ser más personal de lo que se cree y rara vez vas a conseguir sincronizar el movimiento en el clítoris y en la vagina. Facilítate las cosas a ti mismo y céntrate en el clítoris y en toda la zona que lo rodea – también muy sensible -.

Deja tu comentario

*

*