Especial Sexo Anal, The Playroom, Vadesexum — 31 diciembre, 2013 at 20:46

Consejos para tener sexo anal gay por primera vez

by

El sexo anal es visto como la forma definitiva del gay para hacer el amor. Se podría pensar que si no lo haces, ya sea que posicionándote arriba, abajo o cambiando, eres como un armario en la relación. Pero, ¿es realmente para ti? Se puede hacer daño ( y mucho)la primera vez, podríamos decir que el sistema sufre un “shock” la primera vez, pero no te arrepentirás de haber empezado a hacerlo. Si te apetece , aquí hay algunos consejos sobre cómo empezar a adquirir experiencia:

Pasa tiempo descubriendo tu ano antes de tener relaciones sexuales con otras personas. Prepara un baño y desnúdate. Ve al baño. A continuación, pon un poco de lubricante en el dedo, trabajar alrededor del ano exterior, permanece allí un rato y empezar a empujar con el dedo pulgar.

Las sensaciones podrían ser muy intensas. Si crees que no vas a poder seguir, utiliza la otra mano para masturbarte y tranquilizarte con sensaciones que ya son conocidas para ti. Permítete disfrutar de nuevos sentimientos. Relájate y siéntete libre de fantasear. Explora y ten una idea de la forma y la textura dentro de ti. Cuando te sientas cómodo, intenta insertar un segundo dedo. Ve con cuidado, aunque puedes estar seguro de que tu ano puede hacer frente a esto.

Seguramente sentirás que tienes ganas de ir al baño. Esto es normal. Probablemente no pasará nada. Y si haces algo, no te preocupes. Ya te limpiarás cuando hayas terminado. Es sólo una reacción refleja .

También es posible que desees experimentar con algo de más tamaño. Si es así, utiliza un consolador adecuado – no un bote de desodorante o un pepino.

Al usar el consolador, comienza de nuevo con los dedos y utiliza una gran cantidad de lubricante. Necesitas encontrar una posición relajada. Sentado con el culo hacia un lado puede funcionar bien. Si estás de pie, asegúrate de que tus piernas permanecen relajadas. Si se tensan, el esfínter seguirá. Empuja lentamente. No lo fuerces. No te sientes sobre él.

Si encuentras resistencia, haz una pausa para relajarte. Si empujas tu ano hacia el consolador, como si estuvieras empujando las heces hacia fuera, puede ser que encuentres que el ano se abra más fácilmente. Aún así, ve con cuidado.

Las sensaciones que siguen son complejas. Cuando te relajas, el dolor probablemente se reduzca y des el paso a una sensación de euforia. Sentirás sensaciones de querer masturbarte y correrte de una forma que nunca has hecho antes.

Mueve el consolador lentamente y date tiempo para acostumbrarte a él. Puede que sea suficiente por el momento o puede que quieras experimentar un ritmo más rápido. El consolador puede ir tan rápido y tan duro como sueles hacerlo, pero no experimentarás el mismo dolor. Un consolador NO es lo mismo que un pene.

Ten en cuenta que, después del éxtasis, hay un inconveniente. Después de usar un consolador, al igual que después de tener relaciones sexuales, puede que el ano se tome tiempo para cerrarse. Puede que tenga que pasar un tiempo sentado en la taza del baño, de forma relajada y calmada.

Sexcoolture, a Superior Erotic Experience

 

 

Imagen superior de Giorgia Napolitano

Deja tu comentario

*

*