Otros — 14 mayo, 2014 at 18:28

Conviértete en su juguete sexual

by

Saber acariciar en el momento adecuado y algunos movimientos estratégicos es la clave para llevar a tu pareja al orgasmo, y no el tamaño del pene como muchos piensan. Si realmente quieres saber lo que impulsa su yo más salvaje, hay cinco lecciones que puedes aprender de sus juguetes sexuales preferidos:

Juguetea un poco
A diferencia de las actrices porno, la mayoría de las mujeres suelen situar los juguetes sexuales en primer lugar en su clítoris, penetrando sólo cuando el clímax se acerca.

Lo que puedes hacer: recuerda que tu pene no es sólo para la penetración. Úsalo para acariciar sus labios mayores y el clítoris durante los juegos preliminares. Si rozas estos puntos de placer con tu miembro al mismo tiempo que aumentas de forma constante la presión empujará su deseo al máximo, por lo que una vez que la penetres podrás llevarla al éxtasis con cada movimiento y empuje que hagas.

La importancia del punto G
Los vibradores de punto G están diseñados para acariciar una zona esponjosa y sensible que está en su pared vaginal superior, a 2 pulgadas de la entrada de la vagina. Punto G (a diferencia de los orgasmos del clítoris) provienen de la presión estratégica, no el tamaño.

Lo que puedes hacer: para ejercer presión sobre esta área tan sensible con cada embestida, puedes introducir tu pene estando ella de espaldas y con las rodillas apoyadas en su pecho.

Ve calentándola poco a poco
Con dos partes que vibran en forma de un par de orejas de liebre, si el juguete es un conejo rampante y rotador, se frota en ambos lados de su clítoris.

Lo que puedes hacer: estimular suavemente el clítoris por las diferentes zonas. En primer lugar, usa tus dedos índice y anular para frotar los lados. Después de que ella se caliente, acaricia al mismo tiempo la parte superior de su clítoris con el dedo medio. ¡Te aseguramos que le encantará!

Multi-tarea
Hay bastantes juguetes sexuales de doble acción de masaje que estimulan al mismo tiempo el clítoris y el punto G, así que es normal que ella no pueda resistirse a controlar sus orgasmos con tanto estímulo.

Lo que puedes hacer: las cosas buenas vienen a pares. Si estás lamiendo su clítoris, coloca el dedo en su punto G. Si ella está en la posición de vaquera sobre ti, frota su clítoris. Siempre que puedas intenta prestar una atención especial a su punto G o a su clítoris.

Cambios de velocidad
Es clásico, los vibradores cuentan con varias velocidades que permiten enfocar el juguete sexual en su punto más erógeno y, poco a poco, ir subiendo la intensidad.

Lo que puede hacer: un pequeño cambio es bueno; quizás excederse puede terminar en orgasmo. Comienza siempre lento, con suaves trazos generales con tu dedo o la lengua. Construye poco a poco el clímax y ve cambiando las técnicas y la intensidad rápidamente.

¿Quieres probar uno de estos juguetes sexuales? Echa un vistazo a nuestro catálogo en Sexcoolture.

Sexcoolture, a Superior Erotic Experience

 

 

Imagen superior de Alexandra Manukyan

Deja tu comentario

*

*