All about Sex — 9 agosto, 2013 at 11:36

El masaje con final feliz para mujeres

by

Lo más probable es que ya hayas oído hablar sobre el “final feliz” alguna vezUna puerta sin señalar en una peluquería de barrio o en un karaoke que lleva a una sala de masajes con poca luz donde mujeres despampanantes se dejan manosear por los clientes o dan un masaje hábil en el que comienzan a estimular las zonas erógenas para hacerles disfrutar de un contacto muy especial.

Todo el mundo ha escuchado hablar del “final feliz”, aunque hemos de decir que hay una mezcla de verdad y leyenda urbana que cautiva la imaginación de todos los hombres.

Por otro lado, tenemos la cultura spa, un imperio dominado totalmente por mujeres y con una clientela  femenina recurrente. En el spa disfrutamos de la relajación con una iluminación tenue, música suave y del contacto de unas manos fuertes con nuestro cuerpo, por lo que es difícil no pensar en sexo alguna vez. Pero, hasta hace poco, la versión del “final feliz” para mujeres se había mantenido como un tema tabú.

Por suerte, parece ser que las “reglas” que restringen la sexualidad femenina están desapareciendo tan rápido como aparecen en “Sexo en Nueva York”  (en el episodio 33, Samanta visita un balneario con finales felices para mujeres), así que era sólo cuestión de tiempo que las mujeres acogieran la idea de que una “liberación rápida de tensiones” no es sólo cosa de hombres.

Según una reciente encuesta entre los terapeutas y masajistas de Estados Unidos, con la competencia cada vez más feroz entre balnearios, los clientes están empezando a exigir algo más que  música de Enya y té verde gratis en sus masajes.

“Es algo muy conocido entre los hombres y ahora parece que las mujeres también se sienten cómodas solicitando este tipo de servicios”, declaró en la encuesta una masajista estadounidense que ha trabajado en varios balnearios exclusivos realizando masajes con final feliz para clientas.

Resumiendo, si nos gustan los masajes y nos gustan los orgasmos, ¿por qué no se pueden unir?

Ellos pueden y lo hacen. Los hombres no necesitan un acercamiento especial cuando se trata de un final feliz. Pero con las mujeres aún queda un camino por recorrer.

A muchas mujeres no les atrae la idea de decir directamente a un masajista atractivo que quieren un “final feliz”, pero la clave, según los más masajistas más experimentados, es la comunicación clara y sutil: “se trata de dar las señales correctas.”

Además la reputación de los spas con final feliz suelen precederles, por ejemplo, los Baños Rusos de la Calle Décima de Nueva York solían ser visitados por celebridades como Frank Sinatra o John Belushi y hoy en día atraen a la gente más cool de la zona. Busca “masaje feliz” y tu ciudad en internet y te sorprenderás…

Deja tu comentario

*

*