Sex CoolHunting — 6 julio, 2012 at 14:38

Hysteria: una película para vibrar de principio a fin

by

Hoy en Erotic Lounge nos vamos al cine. El motivo, el estreno del filme Hysteria, una película basada en la invención del primer vibrador femenino de la historia y que, lo reconocemos, nos ha encantado. Coged las palomitas y vuestra bebida favorita, ¡empezamos!
 

Las mujeres como protagonistas

El argumento de Hysteria está enmarcado en el contexto histórico de la Inglaterra del siglo XIX, donde se nos describe la sociedad victoriana, caracterizada por su carácter puritano y retrógrado.

La directora del filme, Tanya Wexler (Finding North, Ball in the House) construye un retrato costumbrista de una época dominada absolutamente por los hombres y donde la mujer quedaba relegada, lo quisiera o no, a un eterno papel secundario.

Lo interesante es que perfila dicho retrato con una trama principal en la que, curiosamente, las mujeres acaban siendo protagonistas absolutas de la película.

En esta época, cuando las mujeres sufrían de síntomas como melancolía, ansiedad, deseo sexual, frigidez, depresión, etc…, los hombres catalogaban este síntoma como histeria, es decir, consideraban que la mujer sufría una enfermedad y que necesitaba tratamiento médico.

En el filme, esta situación se narra a través de la consulta del doctor Dalrymple, quien utiliza un método bastante curioso para “curar” esta supuesta enfermedad. Este método se basa en un masaje manual en las partes pudendas de las señoras de la época, lo que comúnmente conocemos como masturbación, con el objetivo de relajarlas y curar poco a poco la histeria. En clave de humor, la película nos muestra cómo las mujeres acuden a la consulta y salen encantadas con el “tratamiento” que el doctor Dalrymple les proporciona.

Según apuntaba Wexler en una entrevista concedida durante su visita a España, cuando las mujeres no querían cumplir el rol social que les había sido asignado, esto es, ser esposas y madres recatadas y sumisas, les diagnosticaban histeria. Esto generaba insatisfacción femenina que, en la medicina de la época, era diagnosticada como un desorden de ansiedad, que se trataba con pastillas, psicoanálisis y los “cuidados” personalizados de un experto.

 

Risas a ritmo de vibrador

En clave de humor, Hysteria es una película en cuyo transfondo podemos vislumbrar una crítica a la poca libertad que las mujeres gozaban en el siglo XIX, encontrando la represión sexual y la toma de sus decisiones no por ellas mismas, sino por parte de sus maridos o padres, sus máximas expresiones.

Las escenas de la película se llenan de ironía para caricaturizar la forma de pensar de la época, pero sin caer en el chiste fácil o en ridiculizar a las mujeres. Es una historia narrada de forma bastante sincera y divertida, que arranca carcajadas en algunos momentos, especialmente los que tienen que ver con el uso del vibrador, pero que sabe dosificar muy bien el humor para no empachar al espectador.

 

Una heroína con muy buenas vibraciones

En todas las películas hay héroes, e Hysteria no podía ser menos. En este caso se trata de una fantástica heroína interpretada por la actriz Maggie Gyllenhaal. Y es que tiene todo su sentido que sea una mujer la que lleve todo el peso de la trama. En una tierra de hombres, de desigualdades entre ricos y pobres, Charlotte se nos aparece como un soplo de aire fresco. Hija del doctor Dalrymple, es una mujer con carácter que no cree en los rocambolescos métodos de su padre, ni mucho menos en la posición que la sociedad se empeña en imponer a las mujeres.

Charlotte es un personaje muy bien construido, enérgico, alegre, generoso y con ideales inconformistas con la situación de desigualdad social y de opresión a las mujeres en todos los sentidos (social, profesional y sexual). Es por ello que niega la histeria como enfermedad y reclama que las mujeres deben disponer de sus cuerpos como quieran, afirmando que el hecho de estar insatisfechas sexualmente no es culpa de ellas o de una dolencia, sino de los hombres, que no saben atender lo suficiente las necesidades femeninas.

En resumen, Hysteria es una comedia romántica atípica que en Sexcoolture nos ha gustado por muchas razones, pero sobre todo porque demuestra que el sexo no es ningún tabú sino una forma de disfrutar plenamente del cuerpo y del amor de una forma natural y divertida. Y por supuesto, porque nos moríamos de curiosidad por saber cómo era el primer vibrador de la historia. La película os hará pasar un rato muy entretenido y en cuanto al vibrador, seguro que os sorprende. Si vais a verla, no olvideis contarnos qué os ha parecido. Ya sabeis que nos encanta leeros.

Deja tu comentario

*

*