All about Sex — 27 septiembre, 2012 at 18:53

La vuelta a la rutina, ¿también la sufre nuestra líbido?

by

Ahora que casi todos volvemos de nuestras vacaciones (afortunados los que se las cogen en estas fechas), podemos sufrir ese conocido como “estrés” o “depresión post-vacacional”. Nos sentimos melancólicos cuando pensamos en lo bien que lo hemos pasado en nuestros destinos turísticos, en el tiempo libre para practicar nuestros hobbies favoritos o disfrutar de las cosas que tanto nos gustan.

Por otro lado, las vacaciones también son un período muy propicio para conocer a alguien o si ya tenemos pareja, para disfrutar más de su compañía y, por supuesto, del buen sexo. Pero, ¿qué ocurre cuando éstas terminan y regresamos a la rutina? ¿Nuestra líbido también se resiente ante ese posible “estrés post-vacacional”?

Lamentablemente, la líbido lo nota, y mucho. Y es que el síndrome post-vacacional no es otra cosa que una reacción de nuestro cuerpo al paso de una situación tranquila a otra algo más estresante. Y el estrés no controlado afecta a todos los aspectos de nuestra vida, incluidas nuestras relaciones.
El estrés genera cansancio, ansiedad y exceso de preocupación, por lo que muchas personas pueden ver disminuido su apetito sexual de forma considerable. Aquí es donde los juguetes eróticos pueden ser nuestros grandes aliados para estimularnos a hacer el amor con nuestra pareja.

 

A todos nos gusta jugar.

No lo podemos negar. Porque nuestra rutina puede ser aburrida, pero si sabes que cuando llegas a casa te espera una gran fiesta, ¿quién puede deprimirse?
La juguetería erótica, con sus innovaciones en materia de juguetes para dos, ha revolucionado nuestra forma de disfrutar el placer. Sí, porque ahora el placer se comparte. Vibradores como We vibe 3 o Insignia Tiani de Lelo han sido desarrollados para mejorar las relaciones sexuales, haciéndolas más divertidas e intensas.

Los sextoys para parejas invitan a experimentar juegos nuevos, pero además han demostrado que aumentan la complicidad en la cama y consiguen el sueño de todo amante: alcanzar un orgasmo simultáneo.
Otros detalles que pueden evitar que la vuelta a la rutina también influya en nuestra líbido, pueden ser preparar una cena romántica, seguida de un masaje sensual con aceites, sorprenderle con un conjunto nuevo de lencería sexy o, si podéis, preparar una escapadita de fin de semana. Recargaréis las pilas de nuevo y la adaptación a la vida cotidiana será mucho más placentera.

Como véis, el estrés post-vacacional puede superarse y podemos lograr que no afecte a nuestra sexualidad. Y es que el amor puede hacer milagros.
¡Feliz vuelta!

Fotografía superior de Peter Kemp

 

Deja tu comentario

*

*