Las vaginas artificiales masturbadoras de Fleshlight

by

Fleshlight es una de las principales empresas que producen vaginas artificiales y otros masturbadores masculinos. Su sede principal está en Austin (Texas), aunque su principal filial europea se encuentra en Dos Hermanas (Sevilla), donde llegan a generar 338.000 vaginas al año.

La idea surge en 1995, donde Kathleen y Steve, un matrimonio americano, debe dejar de tener relaciones sexuales por complicaciones en el embarazo. Steve comienza a ponerse nervioso al pensar que no puede practicar sexo durante los 9 meses del emabrazo… así que decide fabricarse algo que emule la sensación de tener sexo con su esposa. Steve decide hablar con uno de sus hijos, un adolescente apasionado de los efectos especiales que veía en las películas y que dedicaba su tiempo de ocio en crear plásticos y maquetas, y retarle a que le haga una vagina.

Casi dos décadas después, hoy Steve, de 62 años, y Kathleen, de 68, distribuyen por todo el mundo réplicas de vaginas bajo el sello de su compañía. Son líderes del sector. Venden en EEUU, Canadá, Alemania, Francia, Holanda, Israel, Rusia, Sudáfrica, Japón, China…

Tienen un amplio catálogo de masturbadores con forma de vagina pero también con apariencia de boca y de ano. Las texturas interiores pueden ser combinables y tienen un coste de entre 46 y 70 euros. Todas van acompañadas de un lubricante. Hay algunas de ellas que reproducen la vulva de 15 reconocidas actrices porno estadounidenses. Y, si, las propias actrices han dejado tomar el molde real de sus genitales. El más deseado es el de Stoya, una joven de 27 años con 44 películas a la espalda. Sólo en diciembre llegaron 1.500 pedidos.

Vagina masturbadora Pink Lady The Original by Fleshlight

Edición Pirates: Vagina con textura especial Stoya Destroya Fleshlight

Vagina en lata molde original de Tera Patrick by Fleshlight

Vagina en lata molde original de Tera Patrick by Fleshlight

 

Deja tu comentario

*

*