The Playroom — 20 agosto, 2013 at 12:13

Por qué deberías probar a dar azotes eróticos a tu pareja

by

Los azotes eróticos, denominados “spanking”, se utilizan tanto durante los preliminares como en el acto sexual en sí. Esta práctica erótica ha ido evolucionando a lo largo de los últimos años y formando parte de cada vez una costumbre más común.

Existe una delgada línea entre el dolor y las sensaciones de placer en el cuerpo humano, de hecho la línea es tan fina, que a veces nos resulta difícil identificar si algo duele o si realmente nos está dando placer.

En este juego sexual, la excitación máxima se alcanza con los azotes, que pueden ser más o menos fuertes y con la mano o algún juguete sexual de plástico o de madera.

Y la conclusión es que hay muchos ángulos y muchas razones científicas por las que los azotes eróticos pueden ser buenos e, incluso, se deben incorporar a una vida sexual saludable:

Dopamina

Según el Journal of Neuroscience, la dopamina, la sustancia química que nos hace sentir felices, también está activa en las reacciones químicas del cuerpo cuando sentimos dolor, por eso, los azotes eróticos – una perfecta combinación de los dos – nos generan una sensación tan intensa en los juegos preliminares y haciendo el amor.

Nalgas y mejillas

Una de las razones por qué el los glúteos es un lugar perfecto para algunos cachetes excitantes es su proximidad a la zona genital. Durante el sexo y los juegos previos, una gran cantidad de flujo sanguíneo recorre estas partes del cuerpo y un azote hará que aumente todavía más el flujo sanguíneo y, como consecuencia, la excitación.

Esto, sin embargo, no es extensible a las mejillas de la cara. Las bofetadas en la cara son muy diferentes de los cachetes eróticos. Habla con tu pareja y decide qué te gusta en la cama y qué no.

Sigue las reglas

Utilizar los azotes durante las relaciones sexuales es una forma perfecta de poner un punto excitante en las relaciones de pareja y de comenzar a disfrutar de los placeres del BDSM para principiantes (Bondage: B, Disciplina y Dominación: D, Sumisión y Sadismo: S y Masoquismo: M).

Compartir este tipo de experiencias, cada uno asumiendo un papel de sumiso o de dominante o alternándolos, ayudará a construir confianza entre la pareja, al mismo tiempo que os llevará a aumentar la diversión y la emoción en la cama.

O no las sigas

Quizás a partir del éxito de la novela erótica 50 Sombras de Grey, los cachetes se consideran todavía algo tabú, quizás demasiado subido de tono pero muy atrevido… Es decir, los azotes tienen los ingredientes adecuados para lograr la excitación.

Considera el uso de un látigo o una paleta para conseguir una gran excitación. Y si deseais iniciaros el BDSM, ¿qué os parece probar uno de los kits de 50 Sombras de Grey con los que podrás poner en práctica algunas de las prácticas sexuales de Christian Grey y Anastasia Steele?

¿Si no lo has probado, por qué no lo intentas con tu pareja y le das un nuevo significado a tener a su pareja “en la palma de tu mano”? ;)

Deja tu comentario

*

*