Tortilla francesa con el Egg de Tenga

by

Usuario: Fabrizio B.
Valoración: ****

Mi primer huevo fue un regalo de un amigo. No tenía ni dea de lo que me estaba dando, para qué servía ni cómo se usaba. Jamás había visto algo así, y eso que hace unos años hicieron una campaña loquísima en El Intermedio. Mi amigo me explicó que era un sextoy masturbador, que lo “pelase”, lo abriese, lo lubricase y lo gozase.

Regalazo. Me recordaba a cuando era pequeño y me compraban un huevo Kinder (¡chocolate por fuera y sorpresa por dentro!) por haberme portado bien. Este guante masturbador de la ultracool marca japonesa Tenga es divertido por fuera y sumamente estimulador por dentro, debido a sus fantásticas protuberancias, que cambian según el modelo, para no aburrirse.

Material/textura
El huevo está fabricado con elastómero, que es un caucho muy elástico que se adapta a la temperatura humana. Su tacto es flexible y húmedo. Necesita lubricación para que su relieve (que es diferente en cada modelo) se frote contra el pene y se estire con facilidad por toda su longitud. No importa el tamaño del pene, el Egg se adapta a cualquiera que sea tu talla.

Diseño/tamaño
Dentro de su envoltorio parece un huevo de gallina de tamaño XL (unos 7 cm de alto por 5 de ancho) pero es más ligero, pesa unos 30 gramos. Lo primero que hay que hacer es “pelarlo”, es decir, quitarle el papel que lo recubre. Te dará un poco de pena si te has comprado la edición especial con dibujos de Keith Haring (hay tres suyos) o el elegante diseño de corazones. Pero esto es como los regalos que vienen bien envueltos, si quieres llegar a la sorpresa, hay que romper el papel.
Una vez retirado el envoltorio, hay que “cascar” el huevo. Hay que abrir, por la mitad, la caja rígida y blanca con forma ovoide que guarda el juguetito.
El masturbador es translúcido de color blanco, liso por fuera y rugoso por dentro. Cada temporada Tenga ha ido sacando diferentes diseños 3D de las texturas interiores que se corresponden con diferentes envoltorios. Hay seis modelos fabricados en la primera y segunda temporada (esto es como las series de televisión). Clicker, el verde (protuberancias circulares de diferentes tamaños: superintenso); Spider, el morado (tela de araña: sensación envolvente y total); Wavy, el azul (estrías: como estar en el mar con bandera amarilla); Twister, el naranja (en espiral: como el mar con marejada, ¡bandera roja!); Stepper, el rosa (conchas: un ir y venir de placer) y Silky, el gris (filamentos: para enrroscar y acariciar).
Para la tercera temporada, Tenga ofrece tres modelos más, inspirados en los fenómenos de la naturaleza que reinventan las experiencias de los seis primeros: Misty (piquitos: te envuelve en una niebla de presión y succión); Thunder (truenos: para sentirte poderoso como Thor) y Crater (seis protuberancias circulares: al borde de la boca del volcán).
Para mayor sofisticación, el modelo Egg Lovers tiene corazones por dentro y por fuera y la edición limitada de Keith Haring tiene tres opciones basados en sus festivos dibujos: Dance, Street y Party, puro arte neoyorquino.

Funciones/controles/funcionamiento
Ni mando ni pilas ni velocidades. Sólo las que imponga tu mano o la de tu pareja.
En el interior, en el hueco donde has de meter el pene, hay un sobrecito con lubricante para el primer uso. Se abre el sobre y se extiende por dentro y por el borde.
La flexibilidad del instrumento es tal que resulta reversible y puede ser utilizado, si tu acompañante sexual es chica, para estimular su clítoris.

Higiene y mantenimiento
Está pensado para usarse una sola vez pero si no se ha roto y se lava bien con agua y jabón suave, puede usarse una o dos veces más. ¡Pero hay que lavarlo muy, muy bien! Después, hay que dejarlo secar bien y guardarlo en su funda de plástico.
Caso de que solo lo quieras usar una vez por higiene o por desgaste, que es para lo que está pensado, pues a la basura. A fin de cuentas, es bastante barato.

Consejos/reseñas a tener en cuenta
Si quieres hacer un regalo sorprendente, compra seis (hay ofertas si compras varios a la vez) y colócalos en una huevera de media docena.
En lugar de quitarle el plástico del envoltorio a tiras, puedes crear un golpe de efecto y “cascarlo” como si fuera un huevo real, para abrir directamente la funda de plástico por la mitad. No es que manche, pero un delantal como única vestimenta completa de manera divertida la puesta en escena.
Es mejor no echar todo el lubricante que viene en el sobre de la monodosis porque puede resultar un tanto pegajoso y resbaladizo. Es mejor reservar un tercio o la mitad para el siguiente uso o ir echando hasta dar con la cantidad necesaria.

Te gustará si:
Quieres hacer un regalo que no sea caro o si te estás iniciando en la juguetería y quieres empezar a investigar nuevas vías para elevar tu masturbación a la fase 2.0.

Pros:
Es barato y si compras varios a la vez puedes conseguir un descuento. Ocupa y pesa poco para viajar con él. Se adapta a cualquier tamaño y forma del miembro. Si te gusta uno y quieres repetir, hay muchas variantes donde elegir que provocan sensaciones diferentes.

Contras:
No es un complemento duradero y si eres de los que se preocupa por la huella ecológica, un instrumento de usar y tirar puede molestar a tu conciencia. Si se ha dado de si (cosa que ocurre a partir de, aproximadamente, el tercer uso) es difícil volver a guardarlo en su envase. Con tanta variedad, es difícil elegir.

Deja tu comentario

*

*