Yooo o mi Mickey Mouse de Fun Factory

by

Usuaria: Pepper.
Valoración: ****.

Necesitaba un sustituto para mi Layaspot recién muerto. Mientras pensaba cuál podría ser apareció este maléfico Micky Mouse y su doble motor recargable. Me lo pienso un poco por el precio, pensando en alternativas de Lelo, pero el diseño y el color me pierden. Además no usa pilas. Hecho. Clitoriano y doble: dos bolas con dos motores. Placer asegurado.

Mi Micky Mouse es éxito y climax fijo, culminar el Everest en cada uso, sola o en pareja. Depende de la calentura preferirás más lento, más fuerte o con ritmo. Cuando la temperatura es muy alta, ¡oh! cómo se nota el doble motor. Cada bola tiene uno. Puedes utilizar una en el clítoris ajustando las velocidades a tu ritmo y la otra en la vagina. Y para ellos es muy estimulante, la forma es muy juguetona y se adapta a varias zonas. Para usarlo en mí a la vez que la penetración, resulta incómodo.

Material/textura.
El tacto es muy agradable y cálido. Limpio. No es liso resbaladizo pero nunca he necesitado lubricante.

Sin embargo, el material de los botones, a pesar de ser silicona no resiste bien mis uñas y se deteriora, no tardó mucho en marcarse.

Diseño/tamaño.
Confieso que lo elegí por ser de Fun Factory, el doble motor y el diseño. Me encantan los juguetes que no lo parecen y el color chillón me pone.

Tenía dudas ya que la forma a priori no es muy ergonómica pero probablemente por ser geométrico y básico encaja perfectamente en chica y chico en casi cualquier parte, además de masajearte de pies a cabeza. La gran bola central, la de los botones, tiene un buen tamaño para cogerlo.

Funciones/controles/funcionamiento.
Puedes ir alternando programas, una bola, la otra, las dos, más rápido, con ritmo… Esta funcionalidad me encanta porque deja que sea el instinto quien elija cuando estás puesta.

Para recargarlo necesité un máster. Se activa por imán, eso es fácil porque sólo se engancha en la zona de la marca, pero para que lo cargue tiene que parpadear. Vives un momento estetoscopio hasta que encuentras el punto. En unas horas está listo. La carga dura bastante, cuando ya lo conoces detectas la disminución de fuerza mientras lo usas, pero cuando se queda a cero lo hace de golpe y te deja a medias.

Higiene y mantenimiento.

Para lavarlo simplemente lo pones bajo del grifo y jabón de manos, para secarlo bien con una toalla o al aire.

Consejos/reseñas a tener en cuenta.

Recomendaría tener más cuidado que yo con los botones si eres de las que lo tocan todo con las uñas y no con las yemas.

Te gustará si:

Si eres de placer vaginal probablemente no sea el producto estrella, puedes jugar con las bolas dentro de la vagina pero no es su fuerte. Sin embargo, para las del planeta Clítoris, es orgasmo asegurado.

Pros: La cantidad de modos y velocidades/potencia. Sin pilas, totalmente sumergible. Fácil de limpiar. Y es chulísimo.
Contras: Los botones, el material es blandito y no se lleva bien con mis uñas. A veces cuesta que respondan al primer intento. Y para cargarlo, hay que pillarle el punto.

1 Comment

Deja tu comentario

*

*